Algunos cambios importantes se han producido, pero aún son muy insuficientes para la escuela que queremos algunos/as «locos/as»:

*En la que la educación sea eso y no instrucción.
*Que ponga al niño/a en el centro y que cuente con él/ella (incluso para poner las «normas»).
*Que vaya más allá del libro de texto como instrumento.
*Que utilice todo el espacio como recurso.
*Que sea humanista y anteponga los valores y los sentimientos a las materias.
*Que no de más valor a unas asignaturas que a otras.
*Que respete el ritmo y el estilo de aprendizaje de cada individuo.
*Con aulas heterogéneas (en su sentido más amplio).
*Sin abusar de las clases magistrales.
*Sin pupitres alineados.
*Sin sistema fabril.
*Que sea un espacio que invite a investigar-hacer-inventar-jugar-descubrir-aprender, y al que los/as niños/as (y los/as docentes) vayan contentos/as.
*Una escuela, por y para, los educandos, que respete el artículo 27 de la Constitución española, y que no olvide, ninguno, pero especialmente el artículo 29 de la Convención sobre los derechos del niño y la niña.
*Etc.

Por todas estas carencias existe Divergogus; para poner su granito de arena en el ámbito educativo; a su manera, a la manera del niño/a.

Abrir chat